lunes, 9 de abril de 2007

Carlos Gardel - LA CICATRIZ


Cuando yo me refiero a los fraudes que cometen hoy los hijos del Dream Team, siguiendo el ejemplo de sus mayores, NO ES UNA COSA MENOR.

Para estas personas no hay límite que contenga su megalomanía. Solamente transmiten lo que les conviene, sin reflexionar en el daño que causan a personas y a la historia con sus principios fundamentalistas. Solamente se escuchan ellos e ignoran la razón probada de quienes le demuestran su equivocación.

Por ejemplo, respecto de la cicatriz de Gardes y de Gardel, que fue el preámbulo del total ANIQUILAMIENTO de la historia de los “dos Gardeles” inventada por los orientalistas, resulta gracioso leer a los actuales fieles seguidores del mendaz Dream Team, cuestionar la ubicación dentro del lado derecho del rostro de Carlos, de sus tan conocidas “señas particulares”.


Es así que dicen risueñamente que “tenían patitas”, que el pasaporte rescatado en Medellín (que todos sabemos que es falso) dice: “Señas particulares: NINGUNA”, para concluir “DICTAMINANDO” que según ellos, NADIE VIO CICATRIZ ALGUNA". Palabras propias del usual confusionismo del que se valen, al no tener argumentos válidos para refutar la VERDAD INCONMOVIBLE de la historia.

Hacen todo ello para intentar contradecir, inútilmente, lo probado por Juan Carlos Orofino, J.C. Esteban, Rodolfo O. Zatti y otros investigadores de renombre, en cuanto a “las señas particulares” que se repiten a todas las edades de Carlos. El golpe final se lo dieron a esta gente, el comisario Torre y el doctor Fenoglio, pero eso es harina de otro costal.

Sin embargo y en mérito a la responsabilizad propia de quienes luchamos por la verdad respecto de CARLOS GARDEL, personalmente me hago cargo de la IRRESPONSABILIDAD manifiesta por todos quienes intervinieron en señalar “LA CICATRIZ” del lado derecho del rostro de CARLOS GARDEL, de no mencionar en su momento la posición en grados de longitud y latitud que tal señal ocupaba en el rostro de nuestro Zorzal, para que de esta manera, un siglo después, nadie pudiera poner en duda su existencia.

Perdón “eloriental”, “tío pedro” y “Martina”. Perdón en nombre de los que ayer fueron y hoy ya no están con nosotros.

José Pedro Aresi


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal