martes, 10 de abril de 2007

¡ SÍ ... ES VERAZ !


Estimado amigo:

El testamento ológrafo protocolizado notarialmente, junto a la Partida de Nacimiento de Toulouse, refrendada por el Vice-cónsul uruguayo, Félix Legrand en 1936 y Certificada por la Alcaldía de esa ciudad (Traducción Nº 10, folio A 103520 del expediente Sucesorio) fijaron la identidad de Gardel y la convirtieron en Cosa Juzgada.
Los "Tres Chiflados" y los escribas de cuarta categoría que los sucedieron, ocultaron o . en el peor de los casos, ignoraron el Expediente, que la Benemerita Bertha Gardes inició en 1936 en Montevideo.
Entonces se lanzaron como jauría contra el famoso Testamento, que tuvo que pasar un calvario, desde ser un mamarracho hasta convertirse en sospechoso y archipolémico...
Todo comenzó con que Defino lo había falsificado. Luego inventaron la leyenda del 7, que fue puesto después de borrar el día 9 (Error de información que difundió por cable la Associeted Press para toda la cadena informativa) . A continuación "descubrieron" que se equivocó en su fecha de nacimiento o en una letra del nombre de su ciudad...
Luego aparecieron los leguleyos, pontificando que debía haberse redactado ante escribano o que no era válido en Uruguay. Alguien agregó que el Juez se lo dio a Defino para protocolizarlo y el apoderado aprovechó para modificarlo. Entre tanto ninguno lo tuvo en sus manos para estudiarlo seriamente. Otro, extraviado, aventuro la hipótesis de una conjura entre "la francesa" y Defino.
Pero el inescrupuloso Dr. Payseé, que se pasa de listo aventuró que Gardel lo podía haber redactado, para favorecer a su "madre adoptiva". Nelson, intrépido navegante de las fantasías, insinuó, para no quedar desairado, que podía ser auténtico pero no verdadero. Don Nelson -personalidad de jerarquía- temió quedar más en ridículo y, presto, se sumó al coro.
A ninguno de estos "investigadores" se le ocurrió ir al Archivo del Colegio de Escribanos, a examinar el original y se conformaron con regurgitar a Coro.
Pero como la mentira tiene patas cortas, la bomba neutrónica, en la figura del Dr. Torre, los dejó paralizados.
Junto al Dr. Fenoglio, armados de tecnología de punta en materia de Identificación de Documentos, dictaron la Sentencia Inapelable: Es auténtico y sin tachaduras en cuanto a la letra y la firma de Carlos Gardel.
¿Que hacer ahora?
Se juntaron todos los popes y las brujas, para salvar la ropa. De un cónclave reservado salieron todos contentos. Podían seguir bolaceando. Habían encontrado la palabra clave: !No es veraz!
Después de hondas cavilaciones y asombrados por el hallazgo, nos dimos cuenta que la "psiquica", Leonor Hernández, se había podido comunicar, urgente, por su celular con el mismísimo Carlitos. Desde una nube que pasaba, casualmente, por Tacuarembó, le anticipó que, por no favorecer a los Escayola, se mandó el "Testamentazo"
Además, le anticipó, que le pensaba mandar, al Juez de Turno, un anexo al testamento original, nombrando beneficiaria a Martina, en virtud de los importantes y patrióticos servicios a la comunidad de los "Tres Chiflados".
Estos "inventores" de las Tesis y ahora del Revisionismo Histórico son incorregibles.
Están encantados con la mágica palabreja : No es veraz y se olvidan de decir porqué.
Será que, efectivamente, el Salvoconducto de 1920 adquirió, mágicamente, plena validez, o que "la Gardes" , sorprendentemente había estado en Tacuarembó. Para mí, encontraron los duplicados del nacimiento en Uruguay en el Archivo General de la Nación, tal como nos había advertido el poeta y diplomático Enrique Estrázulas. O el "Coronel" en el "último momento de su pobre vida rea, dejo al mundo el testamento de estas amargas palabras piantadas de su rencor: !Es mi hijo!
Malicio que, entre tanta subjetividad, se olvidaron de señalar, que lo que no había sido Veraz es que Gardel hubiera testado, con su apodo, a favor de la "cuidadora", sin aclarar todo lo demás. Sino confirma su verdadero nombre y apellido, su lugar de nacimiento, origen y el nombre de su madre, cuando el Juez Abella hubiera solicitado la Partida de Nacimiento en Tacuarembó y esta no aparecía (Recordar el cuento del Idocumentado), el descubrimiento de que de que "No era veraz", se hubiera anticipado 70 años

Enrique Gomez Carletti
Paysandú. ROU, 7/4/07

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal