viernes, 17 de abril de 2009

GARDEL NACIÓ EN FRANCIA


Tal cual.

Carlos Gardel nació en Toulouse – Francia y así lo determinó la UNESCO, luego de analizar la documentación aportada por los propios patrocinantes orientales. Los argentinos, no movieron ni un pelo.

Claro, la decisión de la UNESCO es altamente comprensible y ACEPTADA SIN REPAROS , tan pronto se comprueba que quienes deseaban obtener un respaldo, acerca de su pretendida disimulada fábula del “Gardel uruguayo”, comienzan por decir en la solicitud que presentan ante el citado Organismo Internacional: “podemos deducir que él nació algún día entre 1882 y 1884” y luego presentan otros documentos donde el nacimiento de Carlos está registrado en 1887. ¡Insólito!

Es decir que la falta total de precisiones es la primera determinante del rebote que sufrieron.

Puede ser que los “Muchachos de la 18 de Julio” hayan pensado que si Gardel varias veces proclamó que: “Veinte años no es nada”, ahora ellos no tenían porque fijarse en dos, tres o cinco años más o menos. ¡Una falta de respeto total ¡Un disparate!

Pero no se detienen ahí. Hacen luego referencia a la Libreta de Enrolamiento argentina de Gardel que “contiene la misma información (fecha y lugar de nacimiento) que el pasaporte encontrado en Medellín”. Es obvio que así sea cuando un documento es consecuencia del otro y por lo tanto no puede ser naturalmente distinto. Sin embargo callan la obtención, por parte de Carlos, de la ciudadanía argentina en el año 1923, la cual le es otorgada a su pedido. De esto: “silencio de radio” ; como si fuera un secreto, en vez de una verdad probada. ¿Será que les repugna cualquier vestigio de prueba? ¿Será que ya se acostumbraron a dar por sentado realidades en base a suposiciones o utilizando el verbo en su tiempo condicional y se olvidaron de que significa la palabra “probar”?

En la presentación a la UNESCO, también se refieren al juicio sucesorio de Gardel en el Uruguay y lo hacen de manera confusa, sin denominarlo específicamente como tal, sino llamándolo simplemente: “El expediente”, sin poder obviar eso sí, que ese “legajo” incluye la partida de nacimiento de Carlos Romuald Gardes, nacido en Toulouse, Francia, el 11 de diciembre 1890”. y que <“Este documento, "certificado exacto” (certified accurate) está fechado el 23 de agosto de 1921, que fue presentado para su autenticación ante el Vice Consulado Uruguayo en Toulouse el 13 de febrero de 1936”.>


Para terminar este acto risueño, pongamos en claro que ese expediente o documento al que se refieren los “peticionantes orientales” es, NADA MÁS NI NADA MENOS, que “el juicio sucesorio” de Gardel, abierto oportunamente en Uruguay y en el cual el señor Juez interviniente dio por probado el nacimiento de Carlos en Francia y el derecho de su madre Berta a heredarlo; con lo cual quedó corroborado .- al igual que en el juicio abierto en Buenos Aires – que Charles Romuald Gardes y Carlos Gardel eran una misma y única persona.

Es evidente que los solicitantes poniendo en juego su natural “verborrea” se fueron hundiendo cada vez más, porque fieles a su costumbre, agregaron cualquier “papel suelto”, para tratar de justificar lo injustificable.

Afortunadamente y gracias a la memoria de la gente y a la investigación objetiva e imparcial de sus admiradores, tanto argentinos como uruguayos, podemos afirmar que jamás existieron los “Dos Gardeles”, que nos pretenden vender.

José Pedro Aresi


.

1 comentarios:

A las 8 de agosto de 2009, 18:58 , Blogger gug ha dicho...

Impecable

 

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal