martes, 27 de noviembre de 2007

CARLOS GARDEL: SUS NOMBRES Y NACIONALIDAD



Según la conclusión a la que se arribó después de las investigaciones realizadas y avaladas por la mayoría de los historiadores, tanto argentinos como de otros países, en base a documentación seria y comprobable se puede afirmar;

1) CHARLES ROMUALD GARDES, nació en TOULOUSE (Francia ) , el 11 de diciembre de 1890, hijo de BERTA GARDES y padre desconocido.

Según la versión de otra parte de los historiadores, los que no poseen documentación creíble que avale su tesitura;

2) CARLOS ESCAYOLA, nació en TACUAREMBO ( R.O.U.) un 11 de diciembre de ....... (?). Sobre el año no se han puesto aún de acuerdo. Lo casual es que es el mismo día que el declarado por CARLOS GARDEL en su testamento y el mismo que figura en la partida de nacimiento como nacido en TOULOUSE (¿Coincidencia, error ó lapsus de los pseudos
investigadores?)

Continuemos buceando, como hasta ahora, para llegar a la siguiente definición:

- Por el lugar de nacimiento ( verificado y documentado ) era: FRANCÉS.

- Por haber adoptado Carlos Gardel la nacionalidad del país que lo vio crecer como hombre , artista y ser ese el lugar desde donde logró llegar a ser el mejor cantor de la música popular rioplatense, reconocido mundialmente, era entonces ARGENTINO

Si es por la nacionalidad que declaró para poder obtener los documentos argentinos , sin que exista NINGUNA DOCUMENTACION QUE ASI LO AVALE, algo que solamente esta argumentada por comentarios “verbales” de pobladores que habitan el autodenominado “ pueblo del silencio”,Tacuarembó, más la inmensa cantidad de versiones de “bisabuelas“ de maestras que recuerdan que Gardel, de niño, iba a una escuela del barrio Sur de Montevideo ( sin que existan constancias escritas y fehacientes ) y otra sarta de “recordatorios “ de parientes que dejaron dicho... etc. etc. etc..... entonces por todo esto, habría que reconocer que era: URUGUAYO.

Quien quiera oír que oiga; quien quiera leer que lea y quien quiera opinar que opine y luego saque sus propias conclusiones.

Esto no es nada más que otro aporte para tratar de dilucidar de UNA VEZ y PARA SIEMPRE, esta falsa idea de la “nacionalidad uruguaya“ que carcome el pensamiento de una pequeña parte de los historiadores uruguayos. Por suerte a mi parecer, NO TODOS LOS URUGUAYOS PIENSAN IGUAL y eso hace muy bien.

La nacionalidad de una persona y el pretender fomentar el turismo de una Ciudad, no pueden ir de la mano y eso es lo que pretenden en el ámbito Municipal y Provincial de Tacuarembó junto con una difusión masiva apoyada por el Diario EL PAIS de Montevideo.

Héctor F. REBASTI
Investigador e Historiador
de la vida de CARLOS GARDEL

Buenos Aires, primavera del 2005.

1 comentarios:

A las 26 de diciembre de 2007, 14:04 , Blogger Jorge A. Sassón ha dicho...

CARLOS GARDEL

Cuando se miente para lucrar


Aquellos que han dedicado una vida a coleccionar, estudiar, reverenciar y venerar la sagrada imagen de Carlos Gardel, se encuentran hoy frente a un insulto que agravia no sólo a la grandeza de su figura, sino también a la de su verdadera y única madre, la venerable doña Bertha Gardés.

Para aquellos que ostentan orgullosamente el título de Legítimo Gardeliano, título que no tiene diploma ni certificado pero cuyo máximo honor es el reconocimiento como tal por sus pares, se volvió particularmente doloroso el manto de vergüenza internacional que nos legó la bayardábula.

Esa bayardábula, más conocida por la Gran Patraña del Siglo XX, firmemente apoyada en mentiras y falsedades, recubierta con engaños y embustes y sin absolutamente NINGUNA PRUEBA EN ABSOLUTO de su veracidad, es la que pondremos a consideración del lector para que saque sus propias conclusiones.

Por el debido respeto a ese lector, no se mencionará nada que no esté absolutamente documentado, verificado y autentificado por las autoridades competentes. No habrá dimes ni diretes. No habrá “me dijeron”, “le contaron” ni patrañas por el estilo. Y especialmente, no habrá uso del verbo en su modo condicional (habría manifestado, habría dicho, habría estado), todos ellos artilugios y artimañas que abundan a granel en la mencionada bayardábula.

Frente a varias versiones antojadizas, sin ningún fundamento ni base excepto la intención de lucro doloso, cabe anotar los siguientes HECHOS DEMOSTRADOS para que el lector saque sus propias conclusiones, respecto al lugar de nacimiento del verdadero y único Carlos Gardel.

Empezaremos por el autor de la bayardábula.

Este maestro fabulador aseguró, aseveró, afirmó, confirmó, manifestó y declaró que el testamento de Carlos Gardel había sido enmendado y su fecha había sido falsificada.

Atención, estimado lector: No sugirió, ni propuso, ni tuvo la sospecha, ni insinuó nada. Reiteramos: ASEGURÓ, ASEVERÓ, AFIRMÓ, CONFIRMÓ, MANIFESTÓ Y DECLARÓ.

Frente a esa acusación, las autoridades pertinentes, cumpliendo con todas las normas oficiales del protocolo para estos casos y en presencia de testigos, examinaron el testamento de Carlos Gardel y llegaron a las siguientes conclusiones:

1) El mencionado testamento no tenía enmiendas, alteraciones ni signo alguno de haber sido alterado.

2) El mencionado testamento había sido escrito de una vez, sin ningún tipo de presión y la escritura pertenecía definitivamente a Carlos Gardel.

3) El mencionado testamento no había sido retirado JAMÁS de su depósito hasta el momento de la pericia oficial mencionada más arriba.

Sólo lo antedicho, sin ningún otro tipo de pruebas, que las hay y a montones, alcanza para definir de un trazo, la catadura moral del autor de la bayardábula.

MINTIÓ.
Mintió descaradamente.
Mintió sin tener idea de lo que estaba afirmando.
Mintió para crear la confusión que necesitaba para apuntalar su embuste.
Mintió para consumar el infame negociado de Tacuarembó.
Mintió para lucrar desvergonzadamente con Carlos Gardel.

Esta breve introducción, es la primera parte de una serie de artículos que iremos publicando para exponer al lector interesado, hechos demostrados, documentos incontrovertibles y pruebas irrefutables respecto a la única nacionalidad francesa de Carlos Gardel.

Ya están doblando las campanas sobre la bayardábula. La primera autoridad mundial que reconoció la única verdad documentada e hizo caso omiso de fábulas y bayardábulas, fue la UNESCO, la cual lo reconoció como “cantor argentino nacido en FRANCIA”.

Y últimamente, la Secretaría de Cultura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, por intermedio de su titular, el Sr. Gustavo López, refrendó públicamente su apoyo por el nacimiento francés de Carlos Gardel, rechazando de plano las sugerencias de un nacimiento espurio en Tacuarembó.

De manera que la verdad prevalece sobre la mentira, aunque ésta última esté disfrazada, adornada y emperifollada por alguien que usó paupérrimos conocimientos arquitectónicos para edificar la Gran Patraña del Siglo XX.

El lector avezado podrá encontrar en el sitio de Internet www.gardelweb.com más de 400 páginas dedicadas exclusivamente a Carlos Gardel, por investigadores e historiadores que ofrecen pruebas, fotos y documentos incontestables, irrefutables y absolutamente verificables. Entre ellos, están las fotos de Gardel con su familia en Toulouse (¿qué diablos hacía un tacuaremboense por allí?), cartas manuscritas de Gardel saludando al Tío Juan (Jean) y Carlota (Charlotte), todas ellas autentificadas como genuinas por TODAS las autoridades competentes.

Allí también encontrarán cuán fácil es rebatir los embustes que proliferan en la bayardábula con el ariete demoledor de la Verdad.

Del otro lado, sólo encontramos que “se habría manifestado” que le “habría dicho a una revista” que “habría mencionado” tal cosa. Y todo ello, en total contraste con los fallos Judiciales argentino y URUGUAYO avalando el nacimiento de Gardel en Francia y reconociendo a su única madre, doña Bertha.

En el próximo artículo, iremos exponiendo una a una, las mentiras, embustes y falsedades que forman la columna vertebral de la bayardábula.

Agradecemos al lector por su atención.

Jorge A. Sassón

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal