jueves, 31 de enero de 2008

GARDEL - LA ÚLTIMA FÁBULA (II)


Volvemos sobre un aspecto no resaltado suficientemente, en un articulo publicado con anterioridad en "Gardelweb", (*) que, sin embargo, alcanzó para terminar con las menguadas fantasías de la"Escuelita de la calle Durazno", donde se pretende que Gardel asistió a la misma, apelando a un "macarrónico" pseudo estudio, en el cual se combina una amateur comparación arquitectónica, con una dudosa estampa.

La fotografía original de la escolaridad de Carlos Gardes fue suministrada, en 1936, por su madre, Berthe Gardes, "a la Revista "Sintonía", dentro de sus pertenencias personales. Y al respecto fabulan los uruguayistas que no advirtió, en su ingenuidad, que se trataba del niño de Tambores...

Por otra parte, está probado, que Berthe Gardes jamás estuvo en Uruguay antes de 1893. Los historiadores orientales, tampoco pudieron probar, documentalmente, semejante disparate.

Estudios recientes prueban que, en ningún Organismo Público y Privado de Uruguay, existe registrada la llegada y salida de Berthe Gardes, desde ese país en la década de 1880/90. (Próxima Aparición)

No se sabe, entonces ¿A título de qué? Berthe guardaba una foto escolar de un ilustre desconocido, que no fuera la de Charles Gardes. Sencillamente no existe explicación verosímil.

Las fabulaciones de "Gardel Oriental", en torno al escolar, sin identificación documentada, carecen de los instrumentos más corrientes, a saber:

Matrículas, certificados, planillas, clasificaciones, distinciones, nombres de maestras y compañeros del presunto escolar. Por otra parte, constituyen instrumentos únicos e irremplazables, como identificación válida-

Berthe Gardes jamás mencionó la adopción de un niño uruguayo, ni existen documentos que lo atestigüen, ni lógica que lo pueda sostener, a no ser como leyenda.

En otro orden de consideraciones, la fotografía original esta en poder de Bruno Cespi, de cuya seriedad no existen dudas. La misma no tiene ninguna fecha de referencia, tachaduras, enmiendas, ni sobrepuestos.

No se sabe, de donde, un tal Marín, sin antecedentes que lo acrediten, podía mostrar una copia fotográfica, con una fecha impresa o escrita de 1893, que, después," fue borrada o ilegible"... Pero admitiendo, por hipótesis, esa versión, donde en algún momento, figuró esa fecha de 1893, caben las siguientes reflexiones:

Tomando como base de nacimiento, "EL 21 DE NOVIEMBRE DE 1881, EN HORAS DE LA NOCHE" (1) , fecha sostenida y defendida por AVLIS - nunca acreditada con pruebas en la mano -, pero modificada en dos años por Bayardo,(2) también sin pruebas, se deduce lo siguiente:

a) El niño innominado contaría, en 1893, -fecha de la fotografía- con 12 AÑOS, y debería estar terminando, el ciclo primario;

b) Falta acreditar dónde cursó los grados anteriores;

c) La foto en cuestión muestra a un niño de 7 AÑOS, con algunos compañeros mayores;

d) Coincidentemente, el marco izquierdo de la puerta del aula. lleva impreso :1C, señalando el grado que estaba cursando -práctica habitual de identificación en los colegios argentinos-.

e) Los aficionados de "Gardel Oriental" se las ingeniaron para "JIBARIZAR", una vez más, al grandulón de 12 AÑOS, para poderlo introducir en la FABULA.

f) Esta práctica REDUCCIONISTA, ya se intentó, sin éxito, con el Documento Policial de septiembre de 1904, en la Comisaría de Florencio Varela.

g) En efecto, un presunto Gardel oriental nacido en 1881, de 21 o 23 AÑOS, LO JIBARIZAN, forzando el texto del Formulario, para, tratar que alcance los 13 AÑOS, que están impresos en el mismo.

h) El desparpajo los lleva a intentar pasar "Gato por Liebre", con el objeto desesperado, de tapar las huellas dactilares del niño francés, iguales a las del Pasaporte de Gardel, de 1923.

i) Por otra parte, Berthe Gardes lo registra en enero de 1913, en la Policía Federal, con 22 años, como Carlos Gardes, nombre y apellido asentado en Toulouse, y con la característica cicatriz en el lóbulo derecho de su oreja, similar al registrada en 1904,.

Por supuesto que la técnica de las presuntas fotografías del "orientalito" -todas suministradas " ingenuamente" por Doña Bertha-, les reditúan frecuentes papelones a los "estudiosos" orientales.

En efecto, al distraído antropólogo ZOLLA lo confrontaron con dos fotografías, una de las cuales, decidieron, que era la del Oriental. En esa foto, esta vez sin recortar, por fin, revelaron que figuraba una niña de la familia Franccini.

LA COPIA FOTOGRAFÍCA Y LOS SOBREIMPRESOS MUESTRAN A UN NIÑO DE 8 AÑOS. ES DECIR QUE, SIGUIENDO LAS FECHAS REGISTRADAS POR AVLIS, “PROCER DE TACUAREMBO”, LA FOTO FUE SACADA EN EL AÑO 1889.


Como se explica, entonces, que:

1) La foto es de la Casa Benincasa, de Buenos Aires:
2) Berta no había salido de Burdeos, Francia;
3) Qué hacia la familia Franccini en Uruguay;
4) Como conocieron ellos al "oriental", antes que Bertha viajara a Bs. As. y trabara relación con los Franccini;
5) Como apareció la foto en poder de Bertha, que no estuvo nunca en Uruguay, ni tuvo ocasión práctica de relacionarse, con el Ente de Tacuarembó.

PARA SUS ESPECULACIONES MENTALES NO EXISTE EXPLICACIÓN RACIONAL ALGUNA, PERO CABEN, COMODAMENTE EN CUALQUIER FABULACION

Juan Carlos Esteban


(1) "El Gran Desconocido", E.S.Cabrera, pag. 95, año 1967-
(2) "Dos Rostros...N.Bayardo, pag. 74, Ed. Banco Boston
(*) Editorial Gardel Web, N° 10 del 30 de julio de 2007 “LA ULTIMA FABULA" (Escolaridad de Gardel en Montevideo) por Juan Carlos Esteban y José Pedro Aresi.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal