miércoles, 16 de abril de 2008

GARDEL - REACCIÓN DE LAS AUTORIDADES FRANCESAS


Podemos afirmar rotundamente que Carlos Gardel fue, es y será siempre, ciudadano argentino. Pero no “uno más”, sino ese Zorzal convertido en el mayor cantor de Tangos, que nos regaló el Supremo.

A Carlos nadie le impuso ser argentino. Él eligió serlo por propia decisión y derecho.


Recordemos su declaración al diario El Mundo de Puerto Rico en el año 1935, poco antes del fatal accidente de Medellín: “Soy porteño como dicen en mi país. NACÍ EN BUENOS AIRES y (riéndose) no quiero recordar la fecha”. (Extraído del libro “CARLOS GARDES y la Prensa Mundial” de los amigos Hamlet Peluso y Eduardo Visconti.


No caben dudas que esta manifestación trasunta su íntimo sentimiento de sentirse “ARGENTINO”. Con su decir, nuestro querido Morocho del Abasto nos dio otra pista que los herederos de Belgrano y San Martín, no podemos ignorar y menos aún, olvidar.Las calles, los bares y el todo que envuelve a Buenos Aires, están impregnadas todavía hoy, de esa impronta, que no es antojadiza sino real.


Que Carlos haya nacido en Francia, no nos quita a los argentinos el orgullo de saberlo más nuestro que nunca.No se trata de regalárselo a nadie, ni de caer en un falso chauvinismo. Carlos Gardel es ARGENTINO como la Flor de Ceibo, como la “Alpargata de otrora” y el silbar del viento sobre la urbe dormida.Recordemos que “su pasaporte argentino era el instrumento obligatorio y suficiente para su libre desplazamiento, durante sus giras en el exterior”.

El expreso y entusiasta recibimiento que ha tenido el libro “CARLOS GARDEL ses antécédens francais" (escrito por Monique, Juan Carlos y Georges) de parte de las autoridades oficiales y el pueblo francés, demuestran que “la condición artística de nuestro Zorzal y sus méritos, han transpuesto nuestras fronteras y siguen vigentes”


Definitivamente Francia ha incorporado hoy a Carlos Gardel a la constelación de sus celebridades, pero con la sana y noble particularidad de reconocer, en el Morocho del Abasto, al gran embajador de nuestro decir.

Vale señalar que el investigador Juan Carlos Esteban ha sabido resumir así , lo sucedido: “Comprobar documentalmente su nacimiento en Toulouse, no agrega ni quita nada a su condición argentina. Resulta irrelevante que, un niño de 2 años, haya nacido en una geografía o en otra”.

Por lo tanto, las palabras del Alcalde de Toulouse que surgen de la carta que encabeza esta nota, guardan particular importancia, tanto en lo que a la figura de Carlos Gardel se refiere, como a la de los autores del libro que nos convoca.

Para finalizar, prestemos suma atención a estas palabras incluidas por Monsieur MOUDENC en su carta del inicio: “el libro ha tenido un gran suceso, sobre todo en nuestra “ville”, donde nació Gardel.”

Como ya lo expresara en otra oportunidad, felizmente su vida política, no aleja al señor Alcalde de Toulouse, M. Jean-Luc Moudenc, de las coloquiales obligaciones con su pueblo y le permite interesarse como buen ciudadano, por conocer la vida de sus coterráneos ilustres.


José Pedro Aresi

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal