lunes, 5 de enero de 2009

GARDEL y los "OPINOLOGOS"


En la Mesa de Café del sitio TODO TANGO, hemos encontrado un mensaje insertado por el señor Matías Surubu, que resume la triste realidad del decir “sin sentido” y sin ética, en que se encuentra inmerso el grupo de “escribas” que pretenden vendernos, una versión antojadiza de la historia de Carlos Gardel.

Entendemos necesario que las personas interesadas en el quehacer y la trayectoria gardeliana, conozcan los bajos recursos de los que se valen ciertos personajes para llevar agua hacía su molino. Por lo tanto, citando la fuente, nos permitimos reproducir el valioso texto del señor Surubu, el cual dice así:

DOCUMENTACIÓN CONTRA "OPINOLOGOS"


Que es lo mismo que “Documentación Legal versus los Opinologos”


El Sr. Juan Carlos Esteban, en su medular artículo sobre "La Metamorfosis", publicado en Gardelweb, evidentemente descartó, en beneficio de la precisión y la síntesis, algunos puntos colaterales, que permiten poner de relieve, la inconsistencia argumental de que se valen los opinólogos sobre temas orientales.


Particularmente el Punto 11 del trabajo del señor Esteban no tiene desperdicio. La verdadera edad de Gardel la acomodan, permanentemente, para ajustarla, según las exigencias de la comedia. La leyenda de la escuelita obliga a ajustar su nacimiento al año 1884, Ya veremos con qué fundamentos.


Los antiguos fabulistas, que, en este caso, se los desprecia olímpicamente, señalaron, con la misma arbitrariedad, los siguientes años de nacimiento, según la siguiente cronología:


a) Avlis, en su célebre panfleto, aventura dos fechas. 1°.- Según informe Policial, de carácter “lombrosiano” le asigna el año 1880 -. 2°.- Por información de Tomasa Leguisamo, la fecha se sitúa el 21 de noviembre de 1881 ("El Gran Desconocido", pags. 61 y 95)b) Bayardo, sin ningún fundamento, rectifica el año y asegura que fue a fines de 1883 (A la luz de la Historia" pag.34 y "Dos Rostros" pag. 74c) Gustavo Laborde en "El País" del 24 de junio de 2003, confirma el 11 de diciembre de 1887.d) Enrique Estrazulas en "El País" del 11 de diciembre de 2005 afirma "su nacimiento en un año incierto del siglo XIX, por lo tanto, se ignora su edad exacta"-La autora de la "Resurrección de la Escuelita", resuelve que el verdadero año de nacimiento lo fija Manuel Sofovich, en "Noticias Gráficas". En efecto, asevera la autora: "no deja lugar a dudas y lo ubica como nacido en 1884, lo que significa que Gardel tenia 7 años en 1891" Pero, como no hace mucho, la misma autora avala a Marín, periodista de "AHORA" quien aseguró que la fotografía esta fechada en 1893, entonces resulta que el párvulo ya contaba con 9 o 10 añitos.

La fotografía, empero, revela menos edad, que Berta Gardes confirma al asignarle 6 años en la foto de 1896. La verdad es que, sea por su condición de "indocumentado", o por que se arrancó la hoja del Registro Civil de San Fructuoso, lo concreto es que cada historiador -tanto como para darle un título- elige a su arbitrio, como un torneo de adivinanzas, el año de nacimiento. No es justo, por lo tanto, que la "Académica" vaya a menos.


En consecuencia, sin más ni más, se descarta la ÚNICA documentación, jurídicamente válida, que fija como fecha de nacimiento para Gardel o Gardes el 11 de diciembre de 1890, incluida en su Testamento Ratificatorio, Legalizado del 7 de noviembre de 1933; en la Partida de nacimiento; Fe de Bautismo; Reconocimiento “filiatorio” de Berta Gardes, etc.


¿Porqué, entonces, 1884? Simplemente para hacerlo coincidir con la foto escolar que muestra a un niño no mayor de 6 años, según confirmación de su madre.De modo que la "tesis" escolar de Montevideo se apoya, además, nó en Registros Escolares o Civiles, sino en otro opinólogo, cuyo asiento o Registro figura en ..."Noticias Gráficas".


Frente a los documentos jurídicamente irreprochables, ¿ qué valor tiene la opinión de Sofovich, tan cuestionable como la de Avlis o Bayardo? NINGUNA. Pero a la autora de la nota, no le importa, rifar, una vez más, sus escrúpulos y dejar en ridículo y al desnudo, la totalidad de la HISTORIETA, pacientemente armada por los Próceres de Tacuarembó.

Matías Surubu

En definitiva la OPINIOLOGIA, de la que hacen uso y abuso, los escribas orientales, no tiene más valor y respaldo de quien la emite, por más respetable que sea la persona opinante.

En ese contexto, frente a la Documentación jurídicamente válida, la OPINIÓN, no pasa de tener el valor de la Retórica. Es una figura subalterna, delante a un instrumento jurídicamente aceptado.

Grupo Editorial - Comité de Redacción



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal