miércoles, 24 de septiembre de 2008

GARDEL - ACLAREMOS ANTES QUE OSCUREZCA


Luego de haber publicado la nota “De Espina Rawson a Martina”, consecuencia de una anterior del Presidente del C.E.G. titulada “Usurpación que ya es costumbre”, algunas personas cuestionaron – de diversas maneras - el que se dijera que la señora Martina Iñiguez se había arrogado el título de Miembro de la Academia Porteña Lunfardo, cosa que jamás había sucedido y que a lo sumo, esa expresión pudo haber sido utilizada por algún columnista que difundió sus trabajos.

En efecto, esto sucedió y así apareció en la nota firmada por el señor Renzo Rossello en el diario El País de Montevideo, situación que la misma interesada se encargó de propagar en el foro del Club de Tango. Por lo tanto no se puede aducir ignorancia o falta de complicidad con respecto a cuanto dicho en el citado diario, donde se expresa: “Pero la nueva investigación estuvo a cargo de una experta argentina, Martina Iñiguez, oriunda de la provincia de Corrientes, y miembro de la Academia Porteña del Lunfardo, siguió las huellas del cantor hasta una perdida escuela en el barrio Sur de Montevideo.”


Lo mismo sucede respecto de otras publicaciones, caso “Informe Uruguay” y diversas gacetillas de agencias informativas.

Pero lo más sustancioso es lo que la misma señora Iñiguez se atribuye directamente en publicaciones que firma en blogs tales como “El extraño caso del cartón mutante”, "Carlos Gardel y la foto modificada", en comentarios de "CHAMUYOS DE DOS ORILLAS" y otras varias circunstancias, que incluyen el envío de su “currículum” a sitios como “RED PATRIMONIO PAYSANDÚ” o “El Ortiba”, por citar algunos, donde expresamente Martina Iñiguez señala entre sus antecedentes, haber efectuado “Presentaciones en Montevideo, Tacuarembó, Punta del Este y Durazno de la República Oriental del Uruguay.” y ser “Miembro de la Academia Porteña del Lunfardo y del Círculo de Poetas Lunfardos.”

Con estas pocas líneas entendemos haber dejado perfectamente aclarada, la posición del Presidente del Centro de Estudios Gardelianos, don Enrique Espina Rawson y la razón de su oportuna gestión.

Lamentamos que cada expresión volcada en estas páginas, pretendan ser contestadas de manera inexacta y ofensiva. Quien detenta la verdad, no necesita del agravio para imponerla.
Nuestra posición está ampliamente respaldada por documentos, situación que de ninguna manera pueden exponer quienes nos pretenden contradecir y recurren al insulto.

Corolario: “La mentira tiene patas cortas”

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal