jueves, 23 de octubre de 2008

GARDEL y "LA DIVINA COMEDIA"



Escultura: Las Tres Gracias - Museo del Louvre - París


El 24 de junio ppdo., en ocasión del aniversario de la tragedia de Medellin (año 1935), la diputada uruguaya Beatriz Argimon, acompañada de la señora Martina Iñiguez y la directora del Museo Pedagógico de Uruguay, Maria Hortiguera, presentaron ante el Parlamento de ese país, un estudio sobre la escolaridad de Carlos Gardel en Montevideo.

Dicha presentación fue precedida de una profusa difusión periodística y televisiva, donde aparecía nuevamente en cuestión, la nacionalidad del Morocho del Abasto.

Por declaraciones de la diputada Beatriz Argimon, supimos de su "profunda convicción sobre la orientalidad de Gardel" (?), que se presentaba, aparentemente, avalada por el estudio que en ese acto se presentaba.

De paso, ateniéndonos a sus propias palabras, iba a peticionar - no hay dos sin tres - para que el Parlamento se expidiera, en el sentido de realizar el estudio de ADN, sobre los restos del gran interprete.

Naturalmente la iniciativa fue acogida, por enésima vez, con beneplácito por los medios uruguayos y los distintos órganos de difusión, convenientemente convocados con anterioridad.

La sensación que se quiso transmitir, parecía que daba por tierra, con cualquier duda o certeza que se albergara sobre su genuino origen francés.

La reacción del CENTRO DE ESTUDIOS GARDELIANOS, fue inmediata y tres miembros de su Consejo Directivo viajaron a Montevideo, para presentar los descargos del caso y documentar la falsedad del "estudio" en cuestión, sobre la escolaridad montevideana de quien es considerado por la UNESCO, como “cantor argentino nacido en Francia”.

Todo esto lo realizó el C.E.G., en medio de burlas de grueso calibre lanzadas por los distintos elementos que acompañan, desde la mediocridad, la fábula de Tacuarembo.

Simultáneamente, cada “Representante Parlamentario”, de la Comisión de Cultura, fue ilustrado, minuciosamente, de las razones científicas e históricas que nos asistían para desmentir semejante falacia.

Particularmente, en las páginas de GARDELWEB y LOS AMIGOS DE GARDEL se publicaron y distribuyeron a cada parlamentario, estudios documentales que echaban por tierra, una nueva e inconsistente patraña.

A partir de las distinta presentaciones, el Parlamento uruguayo hizo mutis por el Foro, y la pomposa y promocionada iniciativa entró en un cono de sombra.

La reiterativa diputada Argimon y la devaluada “pretendida miembro" de la Academia del Lunfardo, se encerraron en un silencio cómplice y durante LOS CUATRO MESES; QUE SE CUMPLEN JUSTAMENTE HOY, no han dado pistas ni informado acerca del estado del expediente y su diligente trámite, burlando así las expectativas despertadas.

Pero no hay que engañarse. Se esta repitiendo, puntualmente, el mismo fenómeno que ocurrió, con similar iniciativa propiciada en 1999 por el digno diputado Agapo Palomeque y la posterior del 2003 del diputado Arturo Heber Füllgraff, que casualmente motorizó la misma diputada Argimon, como Presidenta – entonces - de la Comisión de Cultura.

Nuestras informaciones de primera fuente, nos anticipan que el expediente ha sido archivado y duerme el sueño de los “Justos”, en algún olvidado cajón del Palacio de las Leyes del vecino país.

!Ojala ! que nuestra predica acicatee el entusiasmo inicial y resucite, lo que, con bombos y platillos, fue el pasatiempo de una efímera iniciativa que embriagó de vanidad a ciertas profesionales de la aventura.

Es evidente que la Comisión de Cultura uruguaya no esta acostumbrada a "comer vidrios", por mas que ciertos dichos sean avalados de manera caprichosa por la Sra. Argimon.

Naturalmente, los legisladores orientales reclamaron más precisiones sobre la fecha de la fotografía, "tapada por un cartón" (lo cual no es cierto). Para colmo la propia Berta Gardes había atestiguado en 1936, la fecha exacta de la foto, con lo cual el impuro accionar de la señora Iñiguez quedaba desenmascarado.

Se pidieron matriculas y certificados escolares, como así también el nombre del presunto homólogo "criollo", todo a la luz de la Ley de Educación Obligatoria y su Reglamentación N° 1350 del 24 de agosto de 1877, documentación que por cierto no se podía soslayar. ¡Nada de eso apareció!.

Seguramente, también les llamó la atención que la directora del Museo Pedagogico, Sra. Hortiguera, no supiera explicar la ausencia, en la fotografía, de alumnos de color.

Por último, se encontraron con que las medidas que surgían del plano escolar y las fotos no eran coincidentes y finalmente se preguntaron, entre ellos, ¿Qué tenía que hacer un retrato de un colegio uruguayo, entre los recuerdos de una francesa, que jamás había pisado y conocido Uruguay? y ¿Qué tenía que ver todo eso con un presunto niño "indocumentado"?.

En cuanto al estudio de ADN, "Bien gracias". Mejor no menear este tema, sobretodo conociendo de sobra, el papelón que les espera tener que afrontar respecto de la leyenda del milico Escayola.

Por último, ya llegará otra ocasión y otros legisladores que, si los acontecimientos que se avecinan les dan tiempo y respiro, quizás intenten con nuevos fuegos de artificio, reflotar esa antigua y desprestigiada fábula..

MIENTRAS TANTO, A CUATRO MESES DE LA PATRAÑA ….. “EL SILENCIO , ES SALUD”.
Editorial por Consejo de Redacción

Octubre 24 de 2008



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal