domingo, 18 de mayo de 2008

GARDEL : REAFIRMACIÓN SALESIANA


Ya en las basílicas e iglesias visigodas, era costumbre colocar placas de personas que habían transitado su paso por la vida, carentes de respaldo documental y basadas en la buena fe. Tal acción se llevaba a cabo también, para dejar sentado el credo del ser ahí recordado. La colocación de tales “inscripciones” se hacía previa aprobación de las autoridades eclesiásticas y jamás nadie pudo tomar una placa, una cuchara y un puñado de estuco para adosar a la pared de un santuario, una plancha que no se correspondiera con la realidad.

Los visigodos eran un pueblo que se consideraba a sí mismo, heredero de la antigua Roma y el respeto al “derecho” era profundamente practicado. Muchos siglos después, las iglesias sicilianas recibieron placas ofrendadas a su muerte a los grandes mafiosos y también a sus victimas. Hace muy poco el gobierno socialista español, ante una acción tendiente a borrar las placas falangistas existentes en España, aceptó excluir a las iglesias de tal obligación, aunque “las placas pueda resultar una verdad incómoda”, son una verdad al fin.

Vale decir entonces que indudablemente esas planchas forman parte de la historia misma de la humanidad y el caso de Carlos Gardel, salvando las diferencias, no es una excepción.

Ya nos hemos ocupado de destacar, en una anterior nota, que Carlos cursó estudios en el colegio salesiano Pio IX al cual ingresó el 2 de abril de 1901 como artesano, pasando posteriormente a la sección “Estudiantes”.

Hemos probado la existencia de una placa (lápida la llaman algunos) en la cripta de la basílica de San Carlos y María Auxiliadora, recordatoria de la muerte del Gardel artista, que pasó por los claustros salesianos.

Además de los antecedentes ya convocados, vale la pena recordar el mural volcado en el también llamado “Colegio Don Bosco” que contiene la imagen de Carlos Gardel con su clásico “gacho gris” y que fue publicado por “Guada Aballe” en su libro “Algo más sobre Gardel”

Volviendo a la condición de estudiante salesiano de nuestro Zorzal y a fin de aventar aún cualquier duda capciosa, veamos lo que se dice en un fragmento de la comunicación emitida por la “JUNTA PROMOTORA PARA LA CREACIÓN DEL EMBLEMA DEL BARRIO DE ALMAGRO” : “Presentaron proyectos Lautaro Fernández, Amado Armas, Jorge Sánchez y Rodolfo Antonio Paz. El Jurado eligió el proyecto que a su juicio era el que simbolizaba mejor al barrio, el 18 de septiembre de 1991. El esquema ofrecido por el Sr. Amado Armas fue el designado por el Jurado quedando después de su aprobación final por las autoridades municipales, como enseña del barrio de Almagro. El Sr. Armas, escultor y poeta conocido, ex alumno salesiano autor, entre varias obras, del conjunto escultórico citado en la esquina S.O. de Don Bosco y Yapeyú que interpretaba de pie a Don Bosco ilustrado con mayólicas que aluden a la vida y obra del santo. La insignia representa la cultura y la espiritualidad, peculiaridad del barrio, cuando reproduce la Basílica de María Auxiliadora y San Carlos, lugar de la Parroquia de San Carlos, que se levanta sobre la figura de un libro abierto; el box y el fútbol, actividades importantes en el barrio, eran representados por una pelota y un guante, y por su parte la guitarra, expresión cultural que idolatra a Almagro . Una de ellas fue el tango "Almagro" de A. Timarni y Vicente San Lorenzo , protagonizado magistralmente por Carlos Gardel quien, en su adolescencia estudió en el Colegio Pío IX” .

Tenemos entonces aquí, otro reconocimiento cabal de la condición salesiana de Carlos expresada sin apelación, nada menos ni nada más, que por un ente “estudioso de lo histórico” como la “Junta Promotora para la creación del emblema del barrio de Almagro”.

Seguimos buceando en la verdad histórica y encontramos otra prueba. En el año 1996 las autoridades de la iglesia de San Carlos – siempre cercioradas debidamente - autorizaron la colocación de otra placa, esta vez en el frente mismo de la iglesia que da a la calle Hipólito Yrigoyen.

Tal acción fue llevada a cabo por la Asociación Gardeliana Argentina y la placa instalada se refiere a la participación de Carlos en el grupo coral de la iglesia, como integrante del Coro de “Don Bosco” y dice así:



Aquí cantó
CARLOS GARDEL
Alumno e integrante del Coro del
Colegio Pío IX
Años 1901 / 902
Homenaje de la Asociación Gardeliana
Argentina
Diciembre 11 de 1996


Así, después de haber recordado un trozo del paso por las aulas de nuestro querido Zorzal, retrotraemos nuestra memoria al mes de marzo de 1893 cuando él, con su madre Bertha, llegaron a Buenos Aires en el vapor de bandera francesa: “Dom Pedro”.


José Pedro Aresi



1 comentarios:

A las 26 de junio de 2008, 17:46 , Blogger Charles Romuald Gardes ha dicho...

Terminante Ya no puede haber ninguna duda * Enrique

 

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal