viernes, 5 de septiembre de 2008

GARDEL: USURPACIÓN QUE YA ES COSTUMBRE



Casi doscientos años atrás, tres caballeros porteños que no estaban precisamente jugando al “tute cabrero”, protagonizaron un hecho que conmovió los cimientos de la no hacía mucho tiempo creada, PRIMERA JUNTA DE GOBIERNO.

Resulta que uno de ellos, aventuró la posibilidad que “el cappo” del momento, pronto “empuñara el cetro y ciña la corona”. ¿De qué? Bueno, de una incipiente tierra pretendidamente liberada, hacía meses, del yugo extranjero.

El aludido se hizo entonces el burro y esbozó una sonrisa complaciente ante los aplausos que brotaron de la concurrencia, lo cual en nada agradó al tercero en discordia (célebre jugador de “codillo”), que tomó la reacción del "cappo", como un acto de sutil complacencia de quien – en cierta forma – permitía se lo lisonjeara con falsos oropeles.

Bueno salvando la distancia, algunas formas y la calidad de los personajes, algo parecido sucedió últimamente en acciones que no permiten claramente establecer si cierta falsa denominación fue utilizada, provocada o consentida por quien hipotecó así , la poca credibilidad que aún guardaba en algunas facciones, muy delimitadas y carentes de sustento.

¿Cuál fue el crimen? – “Lisa y llanamente” usurpación de título, pero – en este caso – ya son tantos los tropezones, que bien podría decirse : - Total ¡Que le hace una mancha más al tigre!
El colorario de esta realidad se encuentra reflejada, en la trascripción de cuanto publicado por el CENTRO DE ESTUDIOS GARDELIANOS en su sitio de Internet:
http://www.quienesgardel.com.ar/iniguez_academia.htm

La sra. Iñiguez
y la Academia Porteña del Lunfardo

En todos los artículos periodísticos en los que aparece la Sra. M. Iñiguez, es mencionada como perteneciente a la Academia Porteña del Lunfardo.
No obstante la reiteración de este título, consulté por escrito a la Academia, solicitando también una respuesta escrita, que su presidente, Sr. José Gobello, gentilmente me hizo llegar de inmediato.

Esta nota afirma que:

1. La Sra. Martina Iñiguez no es miembro de la Academia.
2. La institución jamás consideró ningún aspecto de la escolaridad de Carlos Gardel.
La relación de esta Sra. con la Academia es la de adherente, calidad igual a la que ostentamos algunos socios del CEG, sin que por ello se nos ocurra galardonarnos con honores ajenos.
Puede corroborarse, entonces, que la actitud y la calidad de la Sra. Iñiguez, en definitiva, es coherente con el carácter de sus afirmaciones
Enrique Espina Rawson
Presidente CEG


Respuesta de la Academia Porteña del Lunfardo
a la carta enviada por el
Presidente del Centro de Estudios Gardelianos

Buenos Aires, 21 de agosto de 2008

Señor:
Enrique Espina Rawson
Buenos Aires

De nuestra mayor consideración:

Con relación a su carta del corriente mes de agosto, tenemos el agrado de informarle que miembros de la Academia Porteña del Lunfardo son tan sólo los veintiocho académicos numerarios y los cuarenta correspondientes. La señora Martina Iñiguez no figura en las nóminas respectivas.
La señora Iñiguez es una querida patrocinante de esta Institución a la que, en ese carácter, está vinculada desde hace varios años.

La Academia Porteña del Lunfardo no se ha ocupado de investigar acerca de la escolaridad de Gardel, porque ese tipo de investigaciones no forma parte de su cometido.

Con tal motivo, saludo a Ud. con mi consideración más atenta.

José Gobello
Presidente

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal