sábado, 19 de julio de 2008

GARDEL - INVITACIÓN A MARTINA IÑIGUEZ


Hace un tiempo la Sra. Iñiguez planteó una de sus habituales controversias, con respecto a comparaciones de fotos de Gardel niño. Aunque estas presentaciones mediáticas suelen diluirse finalmente en el éter, procuraremos que, al menos esta vez, no sea así.

La Sra. Iñiguez sostuvo en esa ocasión que el examen comparativo de las fotos (una de ellas es la conocida como foto ovalada) había sido efectuado en la Jefatura de Montevideo. Cuando le preguntamos quien había dispuesto tal examen, y cuando y quienes lo habían realizado, y a que conclusiones habrían arribado, no supo dar razón de sus dichos.

La Sra. Iñiguez, a renglón seguido, decía que, traídas las fotos a Buenos Aires “el comisario Juan F. Gaffure, de la Policía Federal, se adelantó terminantemente a corroborar: “Se trata de dos niños diferentes”.

Teníamos nuestras sospechas, ya que no nos parecía verosímil que un comisario de la Federal cometiera la obvia redundancia de afirmar que se trataba de dos niños “diferentes”, ya que si así no fuera se trataría de un solo niño, como cualquiera entiende.

Investigamos mucho tiempo sobre la existencia terrenal de ese improbable comisario, y no hemos encontrado hasta ahora, y a pesar de nuestros esfuerzos, ningún rastro de su paso por este mundo. Solicitamos ahora de la gentileza de la Sra. Iñiguez se digne informar donde y cuando prestó servicios este funcionario público, quien le solicitó el examen de las fotos y si tenía capacitación profesional para efectuarlo, y, abusando de su paciencia, inquirir si, tal como deseamos, aún vive.

Adelantándonos a sus datos, le proporcionamos a cambio una información que, sin duda, satisfará un viejo anhelo suyo. En efecto, la Sra. Iñiguez se preguntaba con indignación quien había cambiado el marco y que pasó con el original de la famosa foto ovalada. En esa ocasión le respondimos que el marco había sido cambiado por el Sr. Angel Olivieri, poseedor de dicha fotografía, y que la foto, pese a sus dichos, no había sido adulterada en lo más mínimo. Tiene ahora la ocasión de comprobar sus sospechas, ya que la foto original cuestionada, por gentileza de su dueño, se encuentra en exhibición en el Museo Carlos Gardel. Allí podrá examinarla en detalle, y luego exponer sus conclusiones, que, naturalmente, aguardamos con ansiedad.

Enrique F. Espina Rawson

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal