jueves, 24 de septiembre de 2009

GARDEL, LUCIANO LONDOÑO Y LA INCONSECUENCIA


Hace ya más de 20 años, el Sr. Luciano Londoño Lopez, escribió, en Cartas de Lectores del Diario Argentino "CLARÍN", sus célebres "CATILINARIAS" destinadas a reclamar el apoyo y la recordación a la memoria de Carlos Gardel.
.
Más que reclamos, eran recriminaciones por la desidia de las Autoridades de nuestro país, por no estar a la altura de las circunstancias, en relación a los merecimientos y la envergadura del cantor, orgullo de nuestra América y de su Francia natal.
.
No estamos fabulando. Repetimos sus categóricas afirmaciones del 22 de junio de 1985.
.
Nos amonesta con esta rotunda afirmación:
.
" EN PARÍS, MÁS PRECISAMENTE TOULOUSE, EN DONDE NACIÓ Y SEGURAMENTE CON EL PATROCINIO OFICIAL SE HA PODIDO RECIBIR HACE MESES A PIAZZOLA; A LA ORQUESTA MUNICIPAL DE BUENOS AIRES; AL SEXTETO MAYOR A OSVALDO PUGLIESE, ETC."



En un intelectual de fuste como presume, a través de solemnes recomendaciónes, debe colegirse que, sus conclusiones, fueron fruto de profundos estudios documentales.
.
Nadie puede aventurar que, tal conclusión, en Londoño, obedece a un acto de superficialidad y pasatismo.
.
Sus lauros y homenajes deben haberse dicernido a lo largo de su trayectoria consecuente, en sostener, con firmeza, el resultado de su seria contracción a la investigación de nuestro máximo rapsoda.
.
Sin embargo, pese a sus pergaminos y sin que mediara un proceso de profunda auto- critica, apoyada en un copioso e incontrabertido aporte documental, el laureado catedrático, mudó de opinión, sin decir agua va.
.
Hoy es una de los más empinados defensores de la fábula oriental.
.
Pero, lo más curioso es que, en su giro copernicano, no hemos podido conocer cual es su verdadero aporte innovador, que lo apartó de su postura primigenia y lo depositó para repetir el fabulario de los apóstoles de Tacuarembó.
.
Desde el 22 de junio de 1985, donde nos reprendió por no homenajear a Gardel, como ocurrió en Toulouse, - su ciudad natal -, han transcurrido muchos años, sin aportes históricos que avalaran y reforzaran a su afirmación inicial, que hay que destacar como una verdadera y valiente, contribución científica.
.
Pero, con los años aparecieron, en ayuda de la ya célebre afirmación de Londoño Lopez, estudios de envergadura científica ,como los de Simón Collier, profesor de Historia de la Universidad de Essex; una verdadera Enciclopedia Gardeliana de Osvaldo Barsky, Investigador del CONICET, y profesor Universitario; Guada Aballe, de alto rango en el Magisterio, especializada en la escolaridad de Gardel; M.A. Morena, con su Historia insoslayable y la profesora Tolosana Moniqué R. de Saint-Blancat, etc.
.
Todos ellos parecen haberle provocado un estímulo adverso.
.
Sin abrir juicio sobre su valores profesionales específicos, Londoño López me produce un profundo desengaño, por desdeñar una autocritica previa que lo redima

Juan Carlos Esteban

.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal